Los Bazo en la Ruta 2019 – Día 1

Posted on

Bueno, llego el tan esperado día 0. El día anterior tuve la oportunidad de compartir la cena con los hermanos y su familia. Pollo de prote, carbos, y por supuesto hidratante. Ellos estaban bien tranquilos, creo que cuando uno entrena a conciencia llega muy tranquilo, nada mas es ejecutar al pie de la letra todo lo que se ha planificado para cada uno de los días.

5:08 am, inicia la competencia. Para este momento, Glori, Pri, Octa y mi persona ibamos camino a Bijagual. Primera sorpresa del día, un derrumbe en media subida que hizo un barrial en un tramo de aproximadamente 100 mts. Inmediatamente pensé, eso va a frenar un poco el ritmo de competencia. Llegamos a Bijagual y conforme pasaban los minutos, llegaban mas y mas carros a ver y asistir a los competidores.

Pasadas las 6 am, pasa Betalú como si le fueran a cerrar el banco y era el último día para pagar la tarjeta. Minutos después llegan los hermanos, juntos. Octa y yo estabamos unos 75 mts antes de Glori y Pri, para avisarles a ellos que la asistencia estaba mas adelante. Iban bien, tranquilos y listos para meterse en Carara. Recargaron sus cosas necesarias y siguieron, nosotros nos fuimos directo para Lagunas a esperarlos salir de Carara.

8:30 am el grupo de asistencia estaba instalado en Lagunas. Migue, el coach, estaba esperandolos con hidrolavadora para quitar el exceso de barro que Carara les dejo de recuerdo. Mientras esperábamos, nos llega la noticia que Feli trae un golpe en la rodilla izquierda. En ese momento solo eso sabíamos, entonces empieza la incertidumbre.

Al igual que en Bijagual, Octa y yo estabamos adelate para avisaleres a los chicos y a la asistencia. Felipe llega de primero, y nos cuenta su incidente. La llanta delantera se le resbalo y al tratar no caerse pego la rodilla en la manivela, y leve raspón pero si le dolía un poco, nos cuenta también que trae sintomas de arratonamiento, que ha sentido las piernas con ganas de arratonarse un par de veces. Migue agarra la bici, la lava, las chicas recargan botellas, le dan comida. Yo le hablo, trato de que su mente se relaje un poco para afrontar lo que viene. Minutos depués llega Gabriel. Ningún inconveniente hasta el momento, para el, es el primer momento del día que ve a sus hijas durante la competencia. Muy consciente de lo que se viene adelanta, pronostica posibles arratonamientos. Ambos salen, Feli unos minutos adelante de Gabriel, rumbo a San Pedro de Turrubares. El trayecto mas caliente del día uno, no hay mucha sombra y el bochorno hace de las suyas.

El grupo de asistencia tenía una hora aproximadamente para llegar a San Pedro. El trafico de ciclistas era bastante y el terreno era cuesta para arriba. El recorrido se hizo muy lento por darle prioridad a ellos (obvio, son los protagonistas del día). Yo revisaba el tiempo e iba viendo caras de ciclistas y no llegábamos a dar con Gabriel ni Felipe, unos 3 kms antes de San Pedro, nos topamos a Gabriel, estábamos seguros que Felipe estaba cerca.

10:00 am. Llegamos a San Pedro, Glori y Pri se parquean, Octa esta fuera del carro. Los 3 están conversando y los veo preocupados, pues si, llegamos a San Pedro y no nos topamos a Felipe de camino, siguió o no, agarró asistencia de la organización, no sabemos. En eso veo yo una BMC color amarillo y a la par Felipe. Le grito a Octa que ahí esta Feli, salgo rápido, parqueo el carro en media calle (no la principal) me salgo, le pregunto a Feli que ocupa, me dice que agua nada mas, le ofresco coca cola, me dice que si, y en eso llega Glori con la caja de asistencia. Para la asistencia fue el momento mas critico del día.

Ya mas tranquilos, Feli nos comenta que no tenía 1 minuto de haber llegado, entonces todo estaba bien. Escasos 5 mins después llega Gabriel. Pañito de agua congelada en la espalda para ambos y a sentarse a almorzar, caracolitos con atún, papiolas y Rooster. La rodilla de Feli esta en todas, las piernas volvieron a la vida. Gabriel mas tranquilo y sereno ya va sintiendo la carga del día pero va bien, entero y con una sonrisa, como es costumbre en el. Cargue bastante liquido, les digo, ellos ya saben que tienen que hacer pero yo quiero ser parte de su experiencia también. Les deseamos las mejor de las suertes en La Pita, y cada quien sigue su rumbo.

Llegamos con bastante tiempo a Grifo Alto, pudimos inspeccionar el área para ver donde nos colocábamos. El lugar seleccionado fue una parada de buses (buscando sombra). Yo llevaba mis bicicletas en el cajón por si acaso les pasaba algo a las de ellos (por dicha no fue el caso, pero mejor prevenir que lamentar). Al final sirvió de algo porque alguien terminó la competencia con mi pedal (hoy por ti, mañana por mi). Bajo la bici que esta completa y  me voy a toparlos en la salida de La Pita, a 1 km de salir a carretera principal de Grifo Alto.

Eran pasadas las 11 am y Felipe es el primero. Yo los estaba esperando en una cuesta de concreto bastante empinada entonces daba chance de animarlos. Llega Feli, como se siente le digo, su respuesta fue muy descriptiva: UFF ahora si la siento en las piernas. Primera vez desde que conozco a Felipe que lo oigo decir algo así, Ahí me voy con el hablando, me dice que se tiro toda La Pita montado, que se sentía fuerte. En un momento Feli se me quedo atrás (obvio, yo tenia 3 mins en la bici) y su cara de cansancio era notable y admirable a la vez al llegar ahí con tan buen tiempo. Mis últimas palabras de apoyo fueron, ya salió, ya paso lo mas feo de hoy, baje con cuidado y lo veo en Atenas. Me fui a donde estaba la asistencia, les dije que venia Feli y me devolví a esperar a Gabriel.

Lo veo a lo lejos y le doy ánimos, ya es lo último, ya salió, pasó lo feo del día. Me fui a la par de el, me comenta que la pita estaba mejor, comparado a la vez que ellos fueron a reconocer. Le cuento que Feli se la echo toda montado, el no, a esas alturas no importa si ud se baja de la bicicleta y camina, ya ahí no importa nada. Igual que con Feli, me despido de el, le digo que baje con cuidado (sigo queriendo ser parte de su experiencia, aunque ellos tienen mas colmillo que yo en MTB) y que lo veo en Atenas.

Me adelanto al resto del grupo de asistencia y me voy para la meta. Llego pasadito el medio día. La llegada de ellos estaba pronosticada para la 1:30 pm aproximadamente. Pero no fue así.

12:57 pm se ve Felipe Bazo Roldán a 400 mts de meta, con sonrisa de oreja a oreja, no tan fuerte como estoy acostumbrado a verlo cerrar competencias, pero si satisfecho. Se tiene que bajar de la bici para cruzar una zanja para llegar a la meta. Si, una zanja que la organización no pudo arreglar para evitar que los ciclistas se bajaran a escasos 200 mts de meta.

Minutos pasada la 1pm llega el mayor de los hermanos, con su sonrisa que lo caracteriza y rotando bonito (consejo que Lulo les paso en Lagunas a travez de mi). Todavía con barro de Carara en su jersey y con las bolsas cargadas de comida. Igual que el resto de competidores se baja de su bicicleta para cruzar la zanja y pedalear los últimos 200 mts del tan mítico día 1 de la ruta de los conquistadores.

El detalle mas bonito de la llegada fue ver el papa de ambos con el pecho inflado de orgullo cuando sus hijos llegaron a meta. Con Gabriel pudo correr unos cuantos metros antes de terminar inclusive. Un motivo mas para que su padre se sienta orgulloso de semejantes seres humanos que tiene como hijos y yo a la vez puedo decir que me siento mas que orgulloso también de poder llamarlos mis amigos.

Los hermanillos me limpiaron con su demostración de disciplina y esfuerzo el día 1.

¡Respect!

ELENGA.

Síganos y comparta:
error